9/8/16

Colectivo Detroit: Instrucciones para pintarse los labios de rojo

Lo primero es conseguir una barra de labios roja así que vete a tu tienda de cosméticos favorita y ve directa a la sección de los pintalabios. Cuando llegues, prueba en tu mano todos los que te llamen la atención, el color no es el mismo en todas las pieles, y quédate con el que más te guste, cuanto más rojo es mejor.Lo sé, ahora tienes la mano manchada de un montón de tonos pero que no te dé vergüenza.

Ahora es importante que te hagas con un espejo, no hace falta que sea grande, lo justo para verte los labios. Si tienes la necesidad inmediata de usar esa barra que te has comprado, ve al primer bar que veas y usa su baño para pintárte los labios. 

No tengas miedo de salirte de los labios. Píntalos con gusto, con alegría. Píntalos, sobre todo, sin ningún tipo de complejo. Da igual que si tienes los labios blancos como una perla, o algo amarillentos. No importa. Lo único que importa es que te sientas a gusto contigo misma y con tus labios rojos, tan rojos como los de los años cincuenta.


Marietta Gargatagli dice que no hay que tener pudor si queremos intentar imitar a los grandes. De hecho, lo recomienda como ejercicio literario. Para aprender a escribir, se puede empezar imitando. Acto seguido nos decía: "ahora escriban como Borges". 

Muy lejos de conseguir los objetivos de la "Garga" como la llamamos con cariño, el ejercicio de hoy consistía en proporcionar a nuestros lectores una serie de instrucciones, un poco como las inolvidables instrucciones de los Cronopios de Cortázar. Instrucciones o manual de uso de un objeto, de una persona, de un sentimiento, instrucciones para llevar a cabo acciones más o menos cotidianas, para hacer bien, o para hacer mal. 
 
Otros:

 

No dudéis en comentar y difundir el reto de esta semana, pero, sobre todo, atreveos a participar. Instrucciones para participar: 

1. Leer el "enunciado" del ejercicio. 
2. Interpretar el "enunciado" del ejercicio libremente. 
3. Escribir lo que te sugiera. 
4. Publícalo en tu espacio. 
5. Cuéntanoslo para que podamos enlazarte tanto en los comentarios como por las redes sociales.
6. No olvides que ya eres parte de #Detroit y vuelve a visitarnos el próximo martes.

16/6/16

1. Escribe sobre un sueño o pesadilla que hayas tenido esta semana

Tú. Yo. Estábamos en una tienda de golosinas, de esas enormes que hay antes de entrar al cine. Nos acompañaba más gente, no recuerdo bien quiénes, pero ellos habían entrado ya mientras nos decían que nos diéramos prisa. Tampoco recuerdo qué película íbamos a ver. Pero sí que tengo una clara imagen de ti, con tu pelo rosa, metiéndome prisa para que comprara de una vez las gominolas. Había de todo, nunca había visto tantas y, aunque no soy mucho de esa clase de dulces, algo que tú seguramente no sabías, me cogí cosas de chocolate, ositos, regaliz negro y un montón de cosas más. Llevaba la bolsa llena y tú seguías metiéndome prisa porque la película iba a empezar. «Date prisa, corre, ¡paga de una vez!» me decías mientras pagabas unas cuantas ranas de chocolate. Me cogiste del brazo para obligarme a avanzar, y, mientras nos acercábamos a la entrada, ibas desapareciendo y te evaporabas poco a poco hasta que me quedé sola. Y todo pasó en unos segundos.

Cuando abrí los ojos pensé en contártelo, en hablarte de este sueño que había tenido. Pero no podía. No puedo. No podré. Nunca. Porque moriste un lluvioso día de febrero.

14/6/16

Fragmentos Ellas

"Cuando pienso en aquella noche me doy cuenta de que desperdicié mi oportunidad. Podría haber salvado el mundo de alguien, podría haber evitado las pesadillas de una de mis mejores amigas, podría haber hecho tantas cosas que no hice. Pero no creía que los monstruos pudieran estar tan cerca de nosotros, pensé que eso era cosa de las series que veíamos cada noche. Que no pasaba en el mundo real" 

"Aquello me dolía. Llevaba toda la noche fingiendo ser mayor y, con esa simple frase, me sentí pequeña. En aquel momento, tenía que haberme dado la vuelta y haberme ido, pero había algo en mí que buscaba desesperadamente su aprobación. Y sabía que haría cualquier cosa para lograrlo. 

No recuerdo todo lo que pasó, ni de qué hablamos. Sólo sé que cada vez me iba haciendo más y más minúscula. Si fuera como Dorothy, quien convertía su día a día en un capítulo más de una novela autobiográfica para no olvidarse de nada, quizás habría podido volver a aquel momento y recordarlo todo tal como pasó. Pero no, yo sólo me acordaba de cómo me sentía. Fatal."


"(...) con el paso de las noches en vela dejó de parecérmelo y se acabó convirtiendo en un monstruo grande y lleno de espinas del que era mejor alejarse. Pero, antes de todo, creía que era el chico más guapo del universo. Y él sabía que lo era, algo que empeoraba las cosas. Era, lo que mi padre llamaba, un armario y su cara era, como diría mi madre, la de un ángel caído del cielo. Y la verdad es que eso no era lo que me llamaba la atención. Lo que me gustaba de él era su forma de ser. Desde fuera parecía uno de esos chicos a los que seguirías hasta el fin del mundo." 

Pues esto es parte de lo que estoy escribiendo. Es en primera persona y son tres puntos de vista. Espero que os haya gustado.

¡He vuelto!

Lo siento muchísimo, he dejado este blog abandonado pero es que no he tenido tiempo de escribir relatos, llevo un tiempo dedicándome a escribir mi nuevo proyecto y el resto del tiempo lo he pasado estudiando pero al fin estoy de vacaciones así que al fin voy a poder dedicarme a escribir. Me he apuntado a 52 retos de escritura de ESTE blog así que a partir de esta semana vais a tener cada dos días un nuevo relato. ¿Conseguiré superarlos? Pues ya lo veremos. 

Un abrazo muy grande y nos vemos pronto.